sábado, 13 de octubre de 2007

El campeón defenderá su título en la final

En un partido algo extraño, trabado, sin claridad en el juego de ambos equipos, sacó una mayor ventaja el equipo inglés, por su parte Francia vuelve a las críticas y a la decepción de perder la copa en casa, más aún frente a un rival clásico.
Comenzaba extraño el partido, porque a los dos minutos, era el medio scrum inglés quien ponía una patada al fondo de la cancha, para que el fullback francés dudará y le calaran el primer y único try del partido. (5-0)
Era el novato Beauxis, que jugando por primera vez en estas instancias, con el pie emparejaba las acciones con dos penales antes del témino de la primera etapa y uno al comienzo de la segunda dejando el marcador (5 - 9) favorable a Francia.
No era un partido claro, ambos equipos mostraban un juego de abc sin poder quebrar la defensa contraria, claramente los errores de decisión por parte de los franceses, por ejemplo, vun segundo línea metiendo un rastrón realmente burdo, el cual lógicamente no cumplió objetivo; más algunos que se sacaban la papa caliente de encima por no tenerse fé para patear afuera un freekick de 22; u otros que se demoraban un siglo en ubicarse para despejar un balón. Muchas de esas pelotas fueron bloquedas por los ingleses y aprovechadas al presionar el juego francés. Y hablando de la falta de toma de decisiones, el mismo error del fullback galo en el principio, le significó un try, cuando podría haberse hecho la vida más fácil mandando esa pelota al touch sin tener que recibir un try de entrada.
Gran parte del segundo tiempo el marcador estuvo a favor de los azules, en un inamovible (9-8), el cual había quedado así después de un penal de Wilkinson, y se preveía que de esta forma tambi´n se resolviera el final de esta historia, y como estaba ocurriendo, la catástrofe se hacía presente para los locales.
Y fué así, como por faltas indisciplinarias y fuera de control del equipo francés, que llegó el penal que el rubio Wilkinson esperaba para hacerse el heroé de nuevo, pusó las cosas (9-11) a favor de los británicos y las cuesta muy pesada a la recuperación francesa, era cosa de minutos y se sepultaría toda esperanza con un drop goal del mismo hombre dejando todo en un definitivo (9-14). Y la catástrofe total en una ilusionada Francia.
Conclusiones
Sinceramente, mucho tiempo estuvo Francia arriba, pero no se le veía encaminar el juego, cada cual llevaba su ritmo como tal jazz, y los ingleses, con un poco más de profundidad en el juego de manos, lograban no mucho más que sus rivales, ya a los 20 del segundo tiempo, se sabía que sería la tarde de Wilkinson otra vez. Rescatable la actuación de Jason Robinson en el fondo, un inamovible receptor y reagrupador del juego, siempre esuvo en todos lados y no se le fué una.
En líneas generales el partido fué muy parejo, tanto en juego de fowards como en tres cuartos, pero el error de juego fué parte de los franceses y estuvo en el manejos de balón y toma de decisiones. Más el no tan certero Kick de Wilkinson fueron suficientes.
Simplemente, hoy no se merecian ganar, los ingleses no ganaron con mucho pero lo merecieron.